• CE Emmanuel Mounier

Salud Mental: ¿Qué es y cómo se desarrolla en preadolescentes y adolescentes?


La salud mental es una forma de describir el bienestar social y emocional. Su hijo necesita buena salud mental para desarrollarse de manera saludable, construir relaciones sólidas, adaptarse al cambio y enfrentar los desafíos de la vida.

Los preadolescentes y adolescentes que tienen buena salud mental a menudo:

-Se sienten más felices y más positivos acerca de sí mismos y disfrutar de la vida -Tienen relaciones más saludables con familiares y amigos -Hacen actividad física y comer una dieta saludable involucrarse en actividades -Tienen un sentido de logro puede relajarse y dormir bien por la noche -Sienten que pertenecen a sus comunidades.

----------- La adolescencia puede ser un período arriesgado para problemas de salud mental. Además del medio ambiente y los genes, los adolescentes pasan por muchos cambios y desafíos en un corto período de tiempo. Todo esto sucede mientras los cerebros adolescentes todavía están madurando. -----------------

Es normal que los niños y adolescentes a veces tengan mal humor, poca motivación y problemas para dormir. Estas cosas no siempre son signos de un problema de salud mental. Pero si nota cualquiera de los siguientes signos y los signos continúan por más de unas pocas semanas , es importante hablar con su hijo. El siguiente paso es obtener ayuda profesional.

Para los niños menores de 12 años , las señales de advertencia de salud mental pueden incluir:

• tristeza la mayor parte del tiempo • una caída en el rendimiento escolar • preocupaciones o miedos continuos • problemas para adaptarse a la escuela o llevarse bien con otros niños • comportamiento agresivo o constantemente desobediente, o berrinches repetidos • problemas para dormir, incluidas pesadillas.

Para niños mayores de 12 años , tenga cuidado con su hijo:

• pareciendo deprimido, sentir que las cosas no tienen remedio, llorar o carecer de motivación • tener problemas para hacer frente a las actividades cotidianas • mostrando cambios repentinos en el comportamiento, a menudo sin razón obvia • tiene problemas para comer o dormir • bajando en el rendimiento escolar, o de repente negándose a ir a la escuela, TAFE o al trabajo • evitando amigos o contacto social • diciendo que tiene dolor físico, por ejemplo, dolor de cabeza, dolor de estómago o dolor de espalda • ser agresivo o antisocial, por ejemplo, faltar a la escuela, meterse en problemas con la policía, pelear o robar • estar muy ansiosa por el peso o la apariencia física, perder peso o no aumentar de peso a medida que crece.

Si le preocupa la salud mental de su hijo, comience hablando con él . Esto puede parecer incómodo, incluso puede estar esperando que el problema desaparezca. Pero hablar con su hijo sobre cómo se siente le muestra que no está sola y que le importa. Además, su hijo podría necesitar su ayuda para obtener apoyo profesional.

Aquí hay algunas ideas para alentar a su hijo a hablar con usted sobre cómo se siente:

• Digamos que incluso los adultos tienen problemas que no pueden resolver solos. Señale que es más fácil obtener ayuda cuando tiene el apoyo de otra persona. • Dígale a su hijo que no es inusual que los jóvenes se sientan preocupados, estresados o tristes. También dígale que hablar sobre pensamientos y sentimientos personales puede ser aterrador. • Dígale a su hijo que hablar sobre un problema a menudo puede ayudar a poner las cosas en perspectiva y aclarar los sentimientos. Alguien con más o diferente experiencia, como un adulto, podría sugerir opciones que su hijo no haya pensado. • Sugiera a otras personas con las que su hijo podría hablar si no quiere hablar con usted, por ejemplo, tías o tíos, amigos cercanos de la familia, un entrenador deportivo de confianza o un líder religioso, o su médico de cabecera. • Hágale saber a su hijo que hablar con un médico de cabecera u otro profesional de la salud es confidencial. No pueden decirle a nadie más, a menos que estén preocupados por la seguridad de su hijo o la seguridad de otra persona. • Haga hincapié en que su hijo no está solo. Estarás allí cuando ella esté lista para hablar.

Si presenta sus inquietudes con su hijo, él podría rechazar cualquier ayuda o decir que no hay nada malo. Muchos jóvenes no buscarán ayuda por sí mismos. Por lo tanto, es posible que deba decir que está preocupado por él e intentará obtener asesoramiento profesional . Es una buena idea alentar a su hijo a que lo acompañe. Si no lo hace, es posible que deba ir por su cuenta.

Si no está seguro de qué hacer, un médico de cabecera o un consejero escolar es un buen lugar para comenzar.

Fuente:

Bowker, JC, Adams, RE, Fredstrom, BK y Gilman, R. (2014). Experiencias de ser ignorado por sus compañeros durante la adolescencia tardía: vínculos con desajustes psicológicos. Merrill-Palmer Quarterly, 60 (3), 328-354. doi: 10.13110 / merrpalmquar1982.60.3.0328.

---------------------- Informes: Centro Educativo Emmanuel Mounier · Secundaria y Preparatoria Jesús del Monte 101 Col. Jesús del Monte Del. Cuajimalpa de Morelos CDMX. 05260 Tels. 5812 5415 / 5812 5714 Sitio Web: www.mounier.edu.mx

#centroeducativo #atencionpersonalizada #secundaria #preparatoria #educaciónespecífica #problemasdeaprendizaje #tdah #dislexia #asperger #hiperactividad #lenguaje #matemáticas #cuajimalpa #tda #padresdefamilia #información #educación #escuela

11 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo